Aquella Estampa…
Aquella estampa, llevaba olvidada meses en el bolsillo de su cazadora. Había olvidado de su existencia. Desde el día que un costalero se la dio no volvió a saber más de ella.

Esa estampa apareció en el momento más oportuno. No sería casualidad. Se echó la mano al bolsillo y allí estaba aquella estampa que rezaba la Oración de San Bernardo en el envés:

¡Mira a la Estrella, invoca a María!

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
Que jamás se ha oído decir
Que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,
Implorando vuestro auxilio,
Haya sido desamparado.

Necesitaba de la Virgen y allí estaba Ella. La estampa quedo en la cama de aquel Hospital. Durante aquellos días no dejaron que se separa de la estampa. Enfermeros, familiares, veían la estampa y preguntaban.

Paso por quirófano por que se complicó lo que un principio parecía controlado, y allí estaba la estampa. En los momentos más duros recordó que aquella Estampa se la entregó un costalero de la Virgen. Aquel costalero pidió al resto de costaleros rezar. Ellos siempre disciplinados rezaron lo indecible por la pronta recuperación de aquella bella persona. No faltaron días sin oración a la virgen.

Y la Virgen hizo el resto… evolucionó y salió adelante.

Cuantas estampas repartidas cada Domingo de Ramos, cuantas oraciones tras una estampa. La estampa es presencia de la Virgen en la distancia, es compañía en el Viaje diario, es confianza en las manos del estudiante, es una oración en la cartera, es compañía de una abuela, es abrigo del recién nacido, es compañía cuando abandonamos nuestra tierra, es el recuerdo de la Virgen, es….

Sigamos repartiendo estampas de la Virgen. Sigamos repartiendo oraciones, recuerdos, compañía. Sigamos haciendo de nuestro trabajo la más preciada oración. Imaginemos que pronto tendremos la estampa con nuestro relevo… y Para que cada estampa que entreguemos surja una oración a la Virgen, ve a buscar en el rincón que velan sueños, tu imaginaria coraza: tu fiel collera,… Volveremos a vernos pronto, muy pronto. Los que fueron, los que quisieron, los que no pudieron y quieren… Será el de VIERNES, 19 de ENERO a las 21:00 horas, donde siempre…Cómo no, en el Patio de los Naranjos del Colegio San José, rogamos llevar calzado blanco de salida y tú molía.

Comments

comments