Redacción.- Reproducimos íntegramente el texto de la carta que desde la cuadrilla de costaleros del Cristo de la Defensión, nos ha remitido esta misma mañana.

Estimados señores, por medio de la presente queremos manifestar el malestar que sentimos la numerosa cuadrilla de costaleros del Santísimo Cristo de la Defensión por la injustificada y absurda destitución del capataz Francisco Javier Franco Caro “Francis” por parte de la actual “Junta de Gobierno” de la  Real, Franciscana y Castrense Hermandad del Santísimo Cristo de la Defensión, La Santa Cruz, María Santísima de la O, San Bruno y Santa Juana de Lestonnac.

         Desde el 2002, año en el cual Francis asumió la responsabilidad de dirigir a la cuadrilla de costaleros del paso de Cristo, su dedicación, esfuerzo, entrega, devoción a la Hermandad y a sus Sagrados Titulares ha sido intachable, tanto es así, que cuando él asumió dicha responsabilidad prácticamente no existían costaleros, y al día de hoy, el Paso de Cristo cuenta con más de dos cuadrillas. Él siempre ha tenido claro desde aquel año 2002, que un capataz debe de enseñar el oficio de la costalería en base al trabajo, a la disciplina, al sentimiento que sus costaleros deben de experimentar bajo las trabajaderas, y jamás ha puesto barreras a las decisiones adoptadas por las distintas Juntas de Gobierno de su querida Hermandad de la Defensión, más bien todo lo contrario, siempre ha colaborado como Mayordomo y siempre ha estado dispuesto a la llamada de su Hermandad.

         Francis es un hombre de la casa que durante muchos años ha buscado intercalar veteranía con juventud bajo las trabajaderas obteniendo unos magníficos resultados, creando de esa manera una auténtica escuela de la costalería bajo el Cristo de sus amores.

         En nuestra opinión, la errónea decisión de la actual “Junta de Gobierno”, sin motivo aparente y sin causa justificada, la cual nadie entiende ni sabemos el por qué, ha frenado la inmejorable trayectoria que hasta la fecha ha ido desarrollando como capataz del paso de Cristo. Ha logrado una verdadera unión entre todos nosotros, ha enseñado a trabajar a los nóveles, ha logrado que los veteranos sean fieles a su cita año tras año, ha conseguido un equipo de colaboradores extraordinarios (auxiliar, contraguías, listero…). Es por este motivo por el cual, los costaleros nos sentimos muy dolidos con una decisión que jamás entenderemos.

         Lo que nos parece indignante es que todo el esfuerzo de Francis se ha visto recompensado en una simple llamada del actual Hermano Mayor comunicándole su destitución sin ningún tipo de explicación al respecto, e incluso utilizando los medios de comunicación para dejar claro que la parcela humana está demás, y que en definitiva los capataces y sus costaleros son como las bandas de música, al igual que se cambia de banda, también se cambia de capataz, expresión que para nada es acertada. Creemos que el silencio de la actual “Junta de Gobierno” se debe a que no encuentran un motivo con fundamento para justificar la destitución de Francisco Javier Franco Caro.

Es incomprensible que el Hermano Mayor se dedique a dar escusas por todos los medios de comunicación basadas en actos inciertos, como que el Misterio no se integra o no tiene un comportamiento correcto en el corte del cortejo de la Hermandad, a bien saber por su parte que si alguno de los dos pasos cumple las normas exigidas, ese es nuestro paso de Cristo; desde la asistencia a la misa celebrada antes de la salida, como en el decoro del discurrir de la cofradía.

Que públicamente hable de la destitución del anterior capataz, al parecer según él por un colaborador que no deja claro comparándola con la actual destitución, es una forma de hacer daño gratuitamente utilizando como moneda de cambio el martillo del paso del Señor de la Defensión, que realmente es al Señor al que se pone en medio, para hacer pagar algo que se nos escapa y no nos quieren contar. Y todo esto antes de sentarse y dar explicaciones al propio capataz en persona, como sería lo  razonable.

Consideramos que en las hermandades, al igual que en cualquier orden de la vida, deben de cambiar aquello que no funciona, pero no entendemos cómo se pueden adoptar decisiones caprichosas sin motivo alguno con el único objetivo de destituir a un hermano; a un excelente cofrade con un proyecto a corto, medio y largo plazo muy beneficioso para la Hermandad, generando estabilidad y futuro bajo las trabajaderas del Santísimo Cristo de la Defensión.

         Queremos dejar constancia que nada tenemos en contra del actual capataz Martín Gómez Moreno, al cual le deseamos toda la suerte del mundo.

         Fieles a la devoción que nuestro capataz nos ha inculcado durante estos más de diez años, continuaremos bajo las trabajaderas del Santísimo Cristo de la Defensión, con independencia de las decisiones adoptadas por la actual “Junta de Gobierno”.

  Sin otro particular, aprovechamos la ocasión para desearos un feliz año 2016.

 Muchas gracias.

Firmado en nombre de toda la cuadrilla: Antonio Muñoz Gómez, José Antonio Salas, José Manuel Mateos

Comments

comments