dc

Pasada la Romería del Rocío retomamos nuestra dinámica en la web.

No quisiera pasar por alto (hablando de la Blanca Paloma) lo acontecido con las gamberras pintadas en el azulejo de la Virgen en Santo Domingo; como tampoco quiero olvidar las de la Basílica del Carmen con el azulejo de la Sagrada Lanzada.

No dejan de ser actos vandálicos y cobardes; pero no debemos olvidar que (lejos de su autoría) forman parte de los múltiples que vienen sucediendo en esta, nuestra Andalucía.

Hace un par de semanas ocurrió en Sevilla algo similar: algún desalmado aprovechó una foto del besamanos extraordinario de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder ante Caifás (San Gonzalo) para realizar un montaje en el que aparecía “pinchando” cual DJ una mesa de mezclas.

Será gracioso para el que lo hace, pero no deja de tratarse de una ofensa para nosotros.
Son muchos los montajes, pintadas, y agresiones sufridas en los últimos años. Son demasiadas.

Desde la autoridad se insta a perdonar al agresor y pasar por alto la agresión. Bajo mi punto de vista, podemos poner la otra mejilla como dijo Jesús; pero ya, de tantas veces que la hemos puesto, nos están dando una auténtica paliza.

Todo esto se debería debatir en conjunto entre la autoridad eclesiástica, y las Hermandades y Cofradías (representadas, por ejemplo, por sus respectivos Consejos, Uniones, y Agrupaciones del orbe andaluz).azulejorocio

Porque a cuenta de poner la otra mejilla nos van a tener que ingresar en el hospital por politraumatismo.

En lugar de debatir tanto impacto económico de la Semana Santa, les propongo a los representantes de los Consejos, Uniones y Agrupaciones de Hermandades y Cofradías que se reúnan para tratar este problema que nos está creciendo delante de nuestras propias narices y que nadie quiere hacerle frente.

Comments

comments