“De toda la vida” por Guillermo Pastor Pérez

Recorría yo las calles de un Jerez del siglo XXI pero con aires antiguos, mis pasos me llevaron a travesar el epicentro de la ciudad por la Plaza de la Asunción para llegar al Convento de Santo Domingo. Allí me decían mis amigos reside una de las Glorias más importantes de Jerez, que sólo se admira su belleza si la ves bajo su templete de plata.

Pero este año era distinto, vi a la Gloria revestida de Sol radiante cómo sólo ella sabe a pesar de faltar Su templete, era una imagen que parecía de toda la vida, pero sólo fue un sueño efímero que lucha por no morir en el olvido de la memoria cofrade jerezana.

Se nos presentó con una imagen distinta a la de años anteriores, llevaba la Gloria una ráfaga, el Infante unas potencias y procesionó sobre el paso de su homónima de Bornos, dejando una instantánea para la memoria. Distintas fueron las calles  que tomaron, dejando estampas por la calle Francos o el Barrio de San Pedro. Su gente era la misma, Ella era la misma y Jerez era el mismo, llenando las calles por donde ella pasaba nunca sola, porque si hay algo que es clave en la cita de los cofrades es el 12 de octubre.

Cómo si de un cuento se tratase avanzaba por su barrio a los sones de “Soleá dame la Mano”, nos dejó la Gloria a la espera de otro 12 de octubre, aquel de toda la vida.

Guillermo Pastor Pérez

Comments

comments

Estudiante de Humanidades. Colaborador de Redacción y Fotografía, Cofrade de la Hermandad del Desconsuelo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: