La mañana

Como a la rosa mas delicada, Madre de Dios de las Misericordias fue abriéndose poco a poco paso en la mañana del domingo. La dulzura de su tez morena, se encontró con el rocío de la mañana quiso ser sustituto de la radiante luz solar. Momentos irrepetibles junto al Señor de las Penas, la Hermandad de Santa Marta y el Señor de las Tres Caídas.

Los minutos

Hasta sobró tiempo donde siempre falta. Los minutos, marcados de manera imponente durante toda la jornada fueron los justos y necesarios. La mañana se alargó donde tuvo que ser corta. La tarde fue un suspiro.

Lucas Álvarez
Lucas Álvarez

El Pontifical

El cierre del Año Jubilar tuvo como base fundamental la Solemne Celebración Pontifical que en el primer templo jerezano, presidió Monseñor Mazuelos. Una idea clara: “la misericordia no acaba aquí, continúa el resto de nuestras vidas”.

La noche

El domingo se tornó en ramos de ilusión ante el fulgor de la que es madre nuestra, la madre de Misericordia. No pudo haber mejor  cierre  de Año Jubilar, que junto a ella, frente por frente a María. Momentos intensos en la Victoria frente por frente a la Soledad.

Lucas Álvarez
Lucas Álvarez

Los detalles

Debemos hacer reseña al cuidado de cada uno de los detalles que ha tenido la hermandad con la presencia en la calle de su titular. Desde la manera de engalanar la calle Merced hasta el selecto y exquisito repertorio musical escogido. Desde la Coral de San Dionisio hasta la Banda del Maestro Tejera, pasando por la elegancia de la Banda de las Cigarreras que interpretó “Victoria Dolorosa” en la  Plaza de San Lucas: momento inigualable.

 

Comments

comments