Adrián Zurera de la Peña.- 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción. Dejamos atrás unos fines de semanas, en los cuales se han producido varias de las afamadas zambombas en nuestras céntricas calles, las cuales, dan paso a la festividad la Purísima Concepción de María con numerosos actos en las distintas hermandades y parroquias jerezanas. Actos de los cuales muchos cofrades no han sido informados o no han recibido notificaciones algunas por parte de las susodichas. ¿A qué se debe? A la falta de comunicación por una mala gestión en las entidades gobernantes.
Dicen el dicho: “para muestra un botón”, y aquí observamos como una señera cofradía, La Vera-Cruz, ha dado un paso más allá en nuestra querida Semana Santa, creando una aplicación para dispositivos móviles iOS y Android, por la cual se recibe un mensaje al teléfono móvil notificando los próximos eventos que esta realizará, tanto cofrades como eclesiásticos. ¿Qué mejor manera que aprovechar los adelantos tecnológicos hoy en día vigentes? Utilizar una red social gratis, como pude ser Twitter o Facebook, genera una información más rápida, fácil y masiva para publicitar cada evento cofrade. Aunque no está de más seguir utilizando el correo tradicional para aquellas personas que no tengan acceso a estos teléfonos inteligentes o simplemente prefieren esta opción más clásica.
Este es un claro ejemplo de evolución, donde una hermandad seria y solemne crea una plataforma como punto de encuentro y conexión entre la cofradía y el hermano. ¿Se habrán dado cuenta de lo importante que es para una hermandad el meticuloso cuidado que se ha de tener hacia un hermano? Recuérdese la fundamental importancia de un hermano dentro de una cofradía, ya que este es el responsable de todas las acciones que la hermandad realice. Él tiene derecho y obligación a votar una junta, a estar notificado de las últimas comunicaciones y participar en ellas. No solo es interés del hermano, sino también de la corporación, ya que si esta no realiza una buena comunicación no obtendrá beneficios (tanto material, como inmaterial) y no podrá aumentar el número de hermanos existente si no crea una buena comunicación entre ambas partes. Tampoco, podrá comunicar el periodo de pago de las papeletas de sitio ni los actos benéficos o solidarios a favor de causas sociales o convivencias entre hermanos. La comunicación no solo es utilizada como búsqueda de intereses propios sino comunes, porque participamos en una HERMANDAD (y lo que esto conlleva)
Con un simple click podemos enviar un mensaje o cartel del acto a desarrollar de manera masiva. Si no se lleva a cabo una buena información, los actos serán pobres y a ellos no asistirán la totalidad de los hermanos, creando así, un ambiente de desinformación. Disminuyendo la participación en la vida de la cofradía.

Comments

comments