La jornada del Sábado de Pasión nos devolvió la ilusión de una nueva llegada a todos los cofrades. Pero la primavera, esa que tanto esperamos y anhelamos no acaba de arrancar, por eso durante la tarde en la que de norte a sur nos recorremos la ciudad de punta a cabo, se pasó frío, mucho frío pero siempre encontramos el la juventud ardiente que emana de la savia nueva que derrochan las cofradías de esta jornada.

Será el último Sábado de Pasión tal como lo conocemos, ya que las corporaciones de la zona sur -Salud de San Rafael y Sed- pasaran a formar parte de las que atraviesan el recorrido oficial durante los días oficiales de la Semana Santa. Las dos, ofrecieron lo mejor de ellas mismas. Un juego de sensaciones que solo arrastran a través de unas imágenes que cada vez arrastran mas devotos. Se les echará de menos en esta jornada. Seguro.

Lucas Álvarez

Trasladándonos a las afueras vemos como la Hermandad de la Entrega sabe ganarse a su pueblo. Los tienen enamorados del Señor de la Entrega. No cabía un alfiler en Guadalcacín. En el Portal también siguen trabajando en poder tener nazarenos en un futuro cercano. ¿Quien sabe si está mas pronto que tarde?

Salvación y Misión siguen madurando en la línea que se han marcado. La primera estrenó recorrido por la zona de Francos. Se ha sacrificado el barrio para avistar el centro. No sabemos si será fructífero en años venideros. La segunda sigue creciendo en cuantía, destacando la presencia de la Virgen del Encuentro, que parece tener una palabra de aliento para el Señor de la Misión.

Y el contrapunto de las vísperas, lo puso como siempre la Hermandad de la Mortaja, a la que no le hace falta ser numerosa para brillar. Solo marcar un estilo: la elegancia.

Se nos fue un Sábado de Pasión, que nunca mas conoceremos.

Lucas Álvarez

LO MEJOR

Lo mejor de esta jornada fue las ganas de cofradías que tenemos todos, fue grande la afluencia de público en todos los rincones de nuestra ciudad.

LO PEOR

Lo peor fue el frío, que no cesó durante toda la jornada, dejando escenas desoladoras junto al viento incesante, no dejó encender ningún paso al completo.

EL DETALLE

Las muestras de cariño ante la reciente pérdida del pequeño Gabriel Cruz, se vió reflejada ayer en la delante del paso del Cristo de la Sed, que figuraba con un lazo negro en el que se intuía ver un “pescaito”.

 

Comments

comments