Adrián Zurera de la Peña.- En la pasada semana tuvo lugar el traslado de ida hacia la Ermita de Guía de la restaurada imagen de María Santísima del Perpetuo Socorro.

Se puede hablar de cómo iba ataviada la Imagen o el pésimo estado en el que se encontraba la parihuela, pero hoy quería compartir esa percepción que tengo sobre este rumbo de la corporación del Domingo de Ramos.

En el año 2014 fue acompañado un musicalmente el Cristo del Perdón por vez primera para seguir hasta el día de hoy. Ahora, restauran a su titular Mariana con total acierto, volviéndole a dar ese pellizco que tenía cuando habitaba en la catedral bajo la advocación de La Amargura.

Cambios en esta Hermandad que hacen aumentar su número de hermanos, por lo cual seguirán creciendo y a buen seguro que no nos dejará indiferentes en estos años si siguen trabajando así.

Estos son los cambios que hacen grande nuestra Semana Santa.

Comments

comments