dc

Alejandro Fernández.-Era la década de los noventa cuando este que suscribe comenzaba a investigar sobre el maravilloso mundo de las cofradías Jerezanas. Siempre me llamó la atención aquel hombre que dirigía hasta cuatro cofradías a la semana, algo impensable por aquellas fechas.

Recuerdo que el Domingo de Ramos tocaba el martillo de Madre de Dios de las Misericordias -la Reina del Transporte-, el Martes Santo hacía lo mismo en la delantera del misterio de los Judios de San Mateo, el Miércoles Santo comandaba el silente caminar de la Virgen de los Dolores y el Viernes Santo cerraba la Semana Santa junto a la siempre hermosa Virgen de la Piedad.

Diego García de los Santos “Gorrión” marcó unas pautas en este mundo de la costalería jerezana. Podemos decir que fue profundo instigador de la novedosa incorporación de los hermanos a las trabajaderas, donde desarrolló un trabajo que se puede tachar de impecable. Y como todo vuelve a su lugar, ha querido la Virgen de la Piedad que sea el heredero en estas visicitudes de Diego, el que comande una cuadrilla de cara a la próxima Semana Santa: Juan Antonio García Gallego se hace cargo del paso del Duelo.

Tarea ardua y complicada por la gran cantidad de capataces que han pasado delante de la dolorosa del Calvario. Hasta de Rota han venido para tocar ese martillo, pero nunca cuajó con entereza ninguno.

Esperemos que este sea el definitivo.

Comments

comments