Hermandad del Huerto.- Cada día, a cada momento del año, el Señor Orante en Santo Domingo, nos ofrece, en su Majestad postrada en tierra, sus benditas manos. Son muchísimas las personas que la mesan y acarician, impregnándoles de devoción y súplica, día tras día. Sin embargo, hay tan sólo un fin de semana al año, el del cuarto domingo de cada cuaresma, más aun ante este mes y medio de su ausencia para su restauración, el que tenemos la oportunidad de corresponder a nuestra Santísima Madre. Ella que tanto nos quiere y nos escucha día tras día, que es nuestra alegría y consuelo, nuestro amor y nuestro anhelo, nos aguarda en esa cita anual, para que postrándonos ante Ella y regalarle un beso por todo cuanto nos da. Y esa cita es este fin de semana.

Pronta es la hora de tener de nuevo a nuestra Madre, Confortadora de nuestros desvelos, entre nosotros, espléndidamente restaurada gracias a la intervención de los restauradores, Fabián Pérez Pacheco y Eva Morata Plá de Ars Nova Restauraciones. Es más con ello y entre todos los hermanos, hemos venido a contribuir con el mantenimiento del rico patrimonio que nos legaron nuestros antecesores y sobre todo, a cumplir con nuestro compromiso, particular y especialmente, con los Padres Dominicos, valedores de esta preciosísima y bendita imagen.

Este domingo 11 de marzo, el solemne Besamanos a María Santísima de la Confortación, ya restaurada, de modo que también ese domingo tendremos Santa Eucaristía de hermandad a las 13.00 horas donde todos sus hijos, agradeceremos que este de nuevo con nosotros. Se clausurara el besamanos a las 21.00, con el canto de la Salve.

Comments

comments