dcprimavera

Fue en los primeros días de la pasada semana cuando volvíamos a ver a la Virgen de la O salir del Convento de Capuchinos para permanecer en la hermosa capilla del colegio de la Compañía de María, fomentando así un año mas la devoción que los niños del colegio tienen a la Dolorosa de la Defensión.
El colegio de la Compañía de María ha protagonizado algunos capítulos importantes en la historia de la corporación del Martes Santo, ya que dio cobijo a la cofradía en las décadas de los cincuenta y setenta, realizándose además en su capilla, la bendición de la hermosa Imagen mariana de dicha cofradía.
El traslado de la Virgen de la O al colegio es algo que se lleva realizando desde hace una década, coincidiendo el primer traslado con el cincuentenario de la hermandad. Desde entonces la Virgen visita a los alumnos todos los años a finales del mes de María, y se hace mas que nunca Virgen de los niños.
Este año al igual que en los anteriores, se produjo un traslado de ida al colegio formado por un amplio cortejo de alumnos que acompañaban el caminar de la Virgen, al igual que las alumnas con cantos a María anunciaban a los presentes que esa imagen que discurría por Nuño de Caña, Paul y Zaragoza, era la Madre de Dios. De la misma manera que siempre, los alumnos de edad avanzada portaban a la Virgen con la ayuda de un mas que representativo numero de los componentes de la cuadrilla de costaleros, que tan buen ejemplo ofrecen siempre en todos los aspectos. La Virgen llegó a la calle Compañía, y una vez más, campanillas infantiles anunciaban la llegada de la misma a su primera casa, fiesta infantil que contagiaba a todos los presentes y que fueron antesala de una jornada completa de besamanos a la Virgen, reinando en la capilla como la Virgen de los niños.
Al día siguiente, finalizando así el mes de María, la Virgen iniciaba su camino de vuelta a Capuchinos, pasando antes por el patio del colegio para despedirse de sus niños, esos que rezaron a la Virgen en su caminar por jardines y pistas deportivas que son testigos diarios de la ilusión que un niño es capaz de tener, viéndose dicha ilusión aumentada por la presencia de la Santísima Virgen. Cuanta alegría da ver a la Virgen rodeada de sus niños y que nivel tan alto de recomendación tiene esta cita cofrade para observar una devoción tan distinta a lo que estamos acostumbrados, pues mas allá de cualquier ruego o agradecimiento que los adultos presentes pudieran realizar, lo que se aprecia es una alegría absoluta que nace del corazón de unos niños que siente suya a la Virgen.
Palmas, campanillas, uniformes escolares y sonrisas infantiles provocaron en algunos presentes lagrimas sinceras de emoción, pues no hay nada mas verdadero que el amor de los niños, en este caso el amor de los niños a la Virgen de la O, que en este mes de Mayo y una vez mas, se hizo Virgen de los niños.

Comments

comments