dc

¿Moción de Confianza o Moción de censura?

Hace un par de meses, el comunicado emitido por la Hermandad del Cristo de la Expiración destituyendo a Paco Yesa al frente del matillo de María Santísima del Valle, la veíamos sin creernos que después de tantos años de confianza, esa relación se rompiera de la noche a la mañana. Al poco tiempo de su destitución Raúl Vázquez era elegido como el capataz para la cuadrilla de la virgen.

Si retrocedemos años atrás, Martín Gómez era destituido por la Hermandad del Prendimiento a los mandos de la cuadrilla del paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, a lo que no tardó en comunicar mucho la hermandad al nuevo capataz que sería en esta ocasión Juan Montero.

Pero no hace falta irse muy lejos en el tiempo para ver otro caso similar. Si cogemos nuestro coche con destino Sevilla, en el barrio del Porvenir, la Hermandad del Porvenir ha destituido después38 años de labor a Antonio Santiago al frente de las cuadrillas de misterio y de palio. Lo curioso es que la historia se vuelve a repetir y al poco tiempo nombran como capataz ni más ni menos que a Ernesto Sanguino, hombre de confianza de Antonio durante treinta años.

¿Crónica de una muerte anunciada?

Esa misma le formulé al hermano mayor de una de las anteriores hermandades mencionadas y me comentó lo mismo que la Hermandad de la Paz pone en su comunicado, “pérdida de confianza”

La cuestión que hoy viernes pongo aquí no es la decisión que toman las Juntas de Gobierno a la hora de destituir a los capataces. Si no

¿Por qué eligen a sus hombres de confianza, por lo menos hasta el momento?

¿Realmente la labor de capataz es tan prestigiosa o tan suculenta como para perder una relación de confianza con una persona que después de tantos años se podría considerara con un hermano?

Juzguen ustedes.

Comments

comments