dc

José Antonio Román Holgado.- Esta semana hemos sido testigos de dos casos de salidas de Sagradas Imágenes en Vía-Crucis, donde ha sido el protagonista un intenso y permanente “chirimiri” (Sí, parecido al que hará unos diez años hizo trastocar el horario e itinerario de una de estas cofradías) con el que dos interesantes tallas se hacían a la calle. Estamos acostumbrados a que la lluvia sorprenda a las cofradías, pero no que las cofradías sorprendan a la lluvia. Y además en casos disparatados, exponiendo a la lluvia andas cedidas y patrimonio ajeno. En fín, esperemos que esto sólo sea un pequeño recuerdo que tengamos cuando pase todo y no una tónica general de las cofradías en este tipo de circunstancias, que luego nos encontramos estampas tan ridículas como paraguas entre los integrantes del cortejo, y tan lastimosas como imágenes con mapas de agua en sus policromías.

PD. Esta opinión va a ser altamente difícil leer o verse expresada en otras webs.

Comments

comments