Comenzamos en el primer fin de semana del período estival, una serie que pretende traerles cada domingo a nuestra web entrevistas relacionadas con el mundo de nuestras cofradías.

Hoy traemos al escultor malagueño Alejandro López quien actualmente tiene expuesta una de sus obras -un busto de Ecce Homo- en el Convento de Padres Capuchinos.

Alejandro López nace en Vélez-Málaga (Málaga), un 13 de Marzo de 1.987.
Desde muy joven muestra un interés por las artes, especialmente por el dibujo y la pintura. Su formación como pintor transcurrió en el taller del artista local D. Manuel Hijano Conde, quien le adentra con profundidad en los secretos de las técnicas de la pintura. A su vez, fue discípulo de referentes tan importantes como el maestro D. Francisco Hernández, genial artista del dibujo y la pintura del S.XX y XXI español.

En 2.005 marcha desde su ciudad natal hasta Granada, donde ingresa en la Universidad, iniciando en la Facultad de Filosofía y Letras la carrera de Historia del Arte. En 2.006, marcha desde Granada hasta Sevilla, donde seguirá formándose. Es en la capital hispalense donde en 2.011 obtiene el título de Licenciado en Bellas Artes.

Será en esta misma ciudad donde el artista comience a interesarse por su otra vocación, la imaginería. Al término de sus estudios universitarios, entra como discípulo en el taller del escultor-imaginero D. Darío Fernández, donde sigue formándose en la actualidad. Desde entonces, en su carrera artística se combinarán obras tanto de pintura como de imaginería, fruto de un trabajo constante y de una formación práctica y teórica que no deja de enriquecerse.

Comienza su andadura artística profesional en el año 2.004, con la realización pictórica de una bandera concepcionista para la Archicofradía de Ntro. Padre Jesús”El Pobre” y María Stma. de la Esperanza (Vélez-Málaga), siendo esta la primera obra que muestra su trabajo públicamente. A los 18 años comienza su faceta como cartelista realizando el cartel anunciador de la salida procesional de Ntra. Sra. de la Cabeza (Vélez-Málaga). A este le seguirán otros: el de Ntra. Sra. del Carmen de Torre de Mar (Málaga) en 2.007, el cartel oficial de la Semana Santa de Vélez-Málaga en 2.008, convirtiéndose en la persona más joven en realizarlo, cartel conmemorativo de la erección canónica de la Hdad. de Ntra. Sra del Rocío de Vélez-Málaga (2.011), cartel conmemorativo del XXV aniversario de la bendición del Simpecado de Ntra. Sra. del Rocío de San Juan de Aznalfarache (Sevilla, 2.012), cartel conmemorativo del X aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Mayor Dolor (Vélez-Málaga, 2.014) etc. Realiza distintos estandartes y enseres para Cofradías: banderín procesional Archicofradía Ntro. Padre Jesús “El Rico” de Vélez-Málaga (2.006), pintura estandarte Ntra. Sra. del Carmen de Cuevas de San Marcos (Málaga, 2.010), pintura estandarte San Juan Bautista para la Hdad. rociera de Vélez-Málaga (2.010), pintura para el Simpecado de Ntra. Sra. de la Cabeza (Vélez-Málaga, 2.011)…Colaboraciones con pinturas para talleres de bordados, profesor de clases de pintura (asociación “La Luz”, Sevilla), dibujo portada para el disco Raya Real (Sevilla, 2011) y un largo etc., entremezclando obras públicas con otras de carácter particular, donde destaca su faceta como retratista.

En su trayectoria como imaginero, cabe destacar la imagen que realizó de la Beata Madre Petra de San José para la Parroquia de San Juan Bautista (Vélez-Málaga, 2013), así como distintas obras en colecciones particulares repartidas por las distintas provincias andaluzas.

En su carrera artística, se combina el arte religioso con el profano, aunque con un evidente predominio del arte sacro.

Alejandro Fernández¿Qué podemos destacar de tu imaginería? 
Alejandro López: Bueno, creo que no debería ser yo quién contestara a esa pregunta, pues pienso que esa respuesta le pertenece al público. Sí podría, en cambio, tratar de explicar qué es lo que intento aportar a mi imaginería. Podría destacarte, por ejemplo, dos conceptos que creo fundamentales:

1. Belleza. La belleza exterior de las imágenes capta, primeramente, la atención del fiel que la contempla. Considero muy importante “seducir” la retina del espectador para, que inmediatamente posterior a esto, la imagen “realice su trabajo”, pasando a recordar aquella elevada realidad a la que representa.

2. Unción sagrada. Pienso que marca la diferencia entre una imagen sagrada y una escultura. Es una cualidad indispensable que debe tener la imagen para que su fin se realice correctamente, sin interferencias, y conmover espiritualmente al fiel que la contemple. Si la belleza nos ayuda a captar la atención, la unción nos ayuda a conmover, a incitar a la oración.

A.F.:¿Qué técnicas utiliza?
A.L.:Las técnicas que normalmente utilizo para la creación de las imágenes son dos. O bien el modelado en barro o bien la talla en madera. Posteriormente y por lo general, estas son policromadas al óleo.

A.F.:¿Cuáles son sus maestros?
A.L.:Hablando de imaginería, mi maestro es Darío Fernández. Una vez finalicé mis estudios superiores en la Universidad, me propuse ingresar en un taller de imaginería para completar mi formación. Tuve la gran suerte de entrar y formar parte del taller de este prestigioso artista, que en silencio y con su trabajo constante, ha sabido posicionarse como uno de los mejores representantes del panorama escultórico andaluz de este momento. A su generosidad, le debo todo lo que sé de este oficio.

A.F.:¿Es complicado el trabajar en este mundo?
A.L.:Pues supongo que cada artista, en función de su posición, podría contestarte con una u otra respuesta. Dedicarse al arte y poder vivir dignamente de ello, es una de las tareas más difíciles que conozco. Y si a esto le sumamos, en el caso de los imagineros, lo concreto de nuestra parcela artística… Si complicado es vivir de cualquier disciplina del arte, del arte religioso ya… mejor ni te cuento. Yo incluiría la profesión del imaginero en la lista de profesiones de “alto riesgo”. Si ya de por sí, el trabajo en cuestión del artista es tremendamente complejo y nos ocupa todas las horas del día, además de esto, tenemos que bregar y lidiar con el sometido encargo, con una clientela de lo más variopinta, con un exigente calendario que constantemente te está recordando la fecha de entrega de cada obra (y que no entiende de las posibles complicaciones que puedan surgir en el proceso de creación), de hacer malabares cistercienses con los presupuestos para que los trabajos salgan y no morir en el intento… ¡ah!, y de vez cuando, sacar tiempo (como si acaso sobrara) para poder realizar alguna pieza “extra” con el fin de exponer y que te sirva a modo de promoción, que esa, es otra complicación añadida para los que estamos empezando en esto. En definitiva y contestando resumidamente a tu pregunta, ¿es complicado trabajar en este mundo? Sí, mucho.

sietedolores
Virgen de los Siete Dolores/Colección particular

A.F.:Dentro del panorama actual, ¿cree que sobra algo en lo que se está haciendo últimamente? ¿Qué es lo que falta?
A.L.:Es cierto que en estos tiempos que corren, la imaginería está experimentando un resurgimiento. Parece estar de moda, y buena prueba de ello es la cantidad de nuevos artistas que han salido y siguen saliendo (en los que me incluyo). Que algo esté de moda, implica una afición por parte del gran público, y esto sí considero que es peligroso para la profesión; me explico: en este trabajo no existe lugar para banalidades, pues no obstante, nos dedicamos a crear imágenes sagradas que sirvan para la veneración y la oración cristiana, un tema de profunda seriedad. Y el problema no lo constituye que el aficionado, sea a la disciplina que sea, ejercite su afición por mero gusto particular. El problema es cuando consigue introducir su trabajo en iglesias y hermandades pues todo, no vale para el culto divino. Ciertamente yo no debería de hablar muy alto sobre este tema, puesto que también considero que estoy empezando, aunque es cierto que contemplo este oficio con miras profesionales. Creo que con esto te he contestado a la primera parte de la pregunta. Pero, más que sobrar, considero que hay faltas, carencias. Y ya no sólo me refiero exclusivamente a imaginería. Con esto que voy a decir, ni mucho menos pretendo generalizar. Pienso que hay una falta de formación, de seriedad y de rigor por parte de algunas comisiones de arte de cofradías y hermandades (que son las que encargan los trabajos) pero, aún peor, es ver como en no pocas ocasiones, estas mismas faltas llegan a las comisiones de arte de los obispados, autorizando para el culto sagrado imágenes carentes de dignidad. Falta que el gobierno de este país (y ahora me estoy metiendo en política), mejore las condiciones de los autónomos para que todos puedan dedicarse a este trabajo de manera legal. Muchos artistas y artesanos que no están dados de alta, no lo hacen porque no quieran, sino porque no pueden. Considero que existe también, y con esto termino, carencias en cuanto al gusto y formación estética de buena parte de la sociedad (y esto es extrapolable a cualquier campo o disciplina, desde la construcción de obras públicas por parte de ayuntamientos hasta el montaje de un altar para el Corpus, por citar un ejemplo). Que quede claro, y lo vuelvo a repetir, que no generalizo. Gracias a Dios siempre existen excepciones.

A.F.:En tu imaginería se puede ver influencia -en mi opinión- de la Escuela Granadina…
A.L.:Como ya sabes soy malagueño, y por cercanía entre ciudades, tradicionalmente, Granada ha abastecido gran parte de la demanda del mercado de arte religioso de la ciudad de Málaga. Durante la Guerra Civil, Málaga fue una de las provincias andaluzas que más sufrió los horrores de ese espantoso conflicto, conllevando a la destrucción total de gran parte del patrimonio sacro de la ciudad. Posterior a la contienda civil, Málaga tuvo que reponerse, casi de cero, de las atrocidades cometidas y de nuevo, mira a Granada para reponer su perdido patrimonio religioso (aunque es cierto que ya sí participaron otras ciudades). En mi caso particular, que soy de Vélez-Málaga (ciudad arrasada también durante la Guerra Civil), lo mejor y más destacable que se introdujo en la ciudad con el fin de reponerla de la quema de imágenes, fue obra proveniente de Granada, destacando muy especialmente la obra de D. Domingo Sánchez-Mesa. Este maestro, que supo rescatar para sus imágenes la esencia de la estética de los grandes maestros granadinos, hizo para Vélez-Málaga nada menos que once imágenes, entre ellas los dos titulares de mi cofradía, a los que he permanecido, desde pequeñito, vinculados de una manera muy cercana y especial. Es por tanto lógico, que en mi trabajo se deje ver la influencia granadina. Pero aparte de mi profunda admiración a los grandes maestros de la escuela granadina (Cano, los Mora, Alonso y Pedro de Mena, Risueño, Torcuato Ruiz…) hay que destacar la enorme influencia que Pedro de Mena “instala” en la ciudad de Málaga, donde vivió y trabajó media vida hasta su muerte. Su influjo propicia la creación de un importante “centro productor de escultura” y bajo su estela, surgieron en la Málaga del siglo XVIII ciertos artistas y familias de artistas de los que me considero un absoluto enamorado. Es por todo esto, el motivo de que la estética granadino-malagueña se deje ver en mi obra.

eccehomolopez
Busto de Ecce Homo expuesto actualmente en el Convento de Padres Capuchinos de Jerez

A.F.:Además de la imaginería, destacas también en la pintura…
A.L:Lo más fácil para alguien que tiene cierta inquietud artística, es coger un cuaderno y un lápiz, o ir a cualquier tienda de bellas artes y comprar un lienzo, unos pinceles y unos botes de pintura. Son elementos que están al alcance de cualquiera y así, como tantos otros, desde muy jovencito me inicié en este mundo del arte. Vélez-Málaga es una ciudad muy aficionada a la pintura, que ha dado y que ha servido de hogar a muchos pintores, algunos muy buenos y destacados dentro del panorama nacional. También desde niño me llamaba mucho la atención la escultura religiosa, supongo que por mi estrecha relación con las cofradías y la Semana Santa. Pero a pesar de esto, la imaginería era algo que me pillaba muy lejano, pues no tenía referentes y en aquel tiempo (aunque parezca mentira) no había internet, por lo tanto el desconocimiento de este arte me era total. El único refugio que conocía era el de los pinceles, que me apasionaba exactamente igual que lo sigue haciendo hoy. Mi encuentro con la escultura es tardío, ya estando en la Universidad de Sevilla, donde por primera vez entro verdaderamente en contacto con el barro. Antes de esto, sólo pintaba, ahora trato de llevar las dos vocaciones hacia delante.

A.F.:Te digo tres escultores y me dices algo sobre ellos que te impacte…Juan de Mesa, Sebastián Santos, Luis Álvarez Duarte.
A.L.:Qué te podría decir de una persona que fue capaz de crear la imagen de mi devoción cristífera en la ciudad de Sevilla… la mía y la de tantas y tantas miles de personas. Una imagen que, poniéndote delante de ella, es capaz de hacerte sentir el Gran Poder de Dios…Creo que no existe advocación mejor puesta en toda Sevilla. Lejos de su potente y enorme calidad artística, de Juan de Mesa destaco el poder de trasmisión espiritual que desprenden sus imágenes, de tal grandeza, que hace de quien las contempla sentirse el ser más pequeño e insignificante de este mundo pues en ellas, verdaderamente se ve a Dios.
De Sebastián Santos, destacaría la capacidad que tuvo para rescatar lo mejor de la estética barroca de los grandes maestros sevillanos y trasladarla a la contemporaneidad del siglo XX.
De D. Luís Álvarez Duarte, me llama especialmente la atención su ingente producción artística, repartida principalmente por toda Andalucía.

A.F.: Cofradieramente hablando ¿qué estilo de cofradía te gusta más?
A.L.: Con el tiempo, he aprendido a disfrutar de cualquier estilo de cofradía, aunque es cierto que me he vuelto muy exigente y no cualquier cofradía, independientemente a su estilo, me gusta. Pienso que cada estilo tiene, como todo, sus pros y sus contras, pero creo que gran parte de la grandeza de una Semana Santa, al igual que la de un gran museo, reside en la variedad de estilos y formas. Disfruto mucho de la estética que sensorialmente ofrece el popular clamor de una cofradía de barrio. Pero si hablamos de un “encuentro espiritual”, las cofradías de silencio me ofrecen un entorno más adecuado y proclive para que se produzca, aunque sea fugazmente, esa conexión. A pesar de esto tengo que decir, que en ciertas cofradías de barrio consigo un mayor “goce espiritual” que en otras de silencio. Para ilustrar con un ejemplo y que todos me entiendan, si hablo de Sevilla, probablemente mi paradigma estético y devocional bajo palio sea la Virgen de la Amargura. En el caso de un paso de Cristo, encuentro en Jesús del Gran Poder todo aquello cuanto necesito.

humildadmala

A.F.:En su opinión, ¿que debe tener una imagen para que transmita?
A.L: Este tema es profundamente subjetivo y las experiencias que cada persona puede experimentar y sentir ante una determinada imagen, pueden ser de lo más variadas. Pero creo que te contestaría con la respuesta que ofrecí en la primera pregunta de esta entrevista. Me reitero en que, a pesar de que las imágenes no están pensadas para el deleite estético, deben de poseer belleza pues como dicen, la belleza es un reflejo de Dios. Del mismo modo y como ya he expresado también, opino que deben tener también algo de esa subjetiva cualidad, la unción sagrada.

A.F.:¿Se abusa últimamente demasiado del hiperrealismo? ¿Se olvidan los escultores de dar unción a sus obras?
A.L.:El hiperrealismo no es algo nuevo, pues es una tendencia artística que surge en los pasados años 60 del siglo XX, en Estados Unidos. Lo que sí es nuevo es la incorporación de esta tendencia a la imaginería. Aunque ciertamente, lo que aplican algunos artistas de hoy día a su imaginería, yo no lo llamaría hiperrealismo, siendo más bien, imágenes con un alto grado de realismo, pero sin llegar al “hiper”. Pienso que está muy bien que se ofrezca al público la más amplia muestra de estilos, para que así queden cubiertas todas las necesidades de las personas. Ya sabemos eso de que en la variedad está el gusto. Al igual que hoy día sigue habiendo artistas capaces de imprimir a sus imágenes ese concepto que llamamos “unción sagrada”, pienso que es enriquecedor que haya también quien guste de aportar ese “hiperrealismo” o cualquier otra tendencia a sus imágenes. Que cada cual escoja aquello con lo que se sienta más cómodo. Al final, es el público quien manda y demanda y el destinatario para el cual se hacen las imágenes.

A.F.:¿Cuál es tu obra por la que siente más predilección?
A.L.:Es extremadamente corta mi carrera como imaginero para sentir predilección por alguna de mis obras. Pienso que mi obra predilecta está aún por llegar. Probablemente, destacaría una Dolorosa con las manos unidas y el busto de un Ecce-Homo, ambas piezas realizadas para exposiciones. Pero sin lugar a dudas, una imagen que me aportó muchas satisfacciones y alegrías, fue la de la Beata Madre Petra de San José, realizada para la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, de Vélez-Málaga.

dolorosasoledad

A.F.:¿Qué te falta por hacer?
A.L.:Absolutamente todo.

A.F.:¿Qué proyectos tienes a la vuelta de la esquina?
A.L.:Ciertamente, algunos interesantes. Tengo en puertas una importante exposición, así como algunos trabajos firmados para parroquias. Poco a poco…

A.F.:Gracias por tu atención.

A.L.:Mi agradecimiento a esta prestigiosa web de “El Pertiguero” por permitirme expresarme con total sinceridad, dejando un testimonio escrito de lo que hoy por hoy pienso sobre las cuestiones que se me han preguntado

Comments

comments