despliegagif

Hoy, regresamos con nuestra sección “El Palermo” la cual completará nuestra propuesta habitual en torno a la actualidad cofradiera, con entrevistas a protagonistas de la actualidad cofrade.

Iniciamos esta nueva etapa recibiendo a Juan Manuel González  Gurrea, candidato a Hermano Mayor de la Hermandad del Mayor Dolor.  Nuestro entrevistado  con 39 años de edad, casado con Blanca Marquez Soto y padre de una niña, es  Ingeniero Ténico Naval con Máster en Gestión Integral del Agua y actualmente trabaja como Coordinador de Autorizaciones de trabajo (WAFCOORD) para una importante empresa auxiliar del sector naval. Con todo este currículum a sus espaldas, este joven cofrade -pero con experiencia- da el paso para trabajar por la corporación del Jueves Santo jerezano.

Alejandro Fernández.- Para iniciar, ¿Qué es lo que le impulsa a presentar su candidatura?
Juan Manuel González.- La candidatura la formamos un grupo de hermanos que guarda grandes recuerdos de cómo se vivía la Hermandad hace años. Era el punto de reunión de muchos hermanos; la asistencia a la corona dolorosa de los viernes era muy numerosa y tras ésta, subíamos a nuestra sala capitular a disfrutar de un rato de convivencia: recuerdos de una Hermandad que se vivía durante todo el año. Ésta es una de las inquietudes que nos mueve a presentar la candidatura; creemos que la Hermandad se hace grande cuando de ella participan muchos hermanos. Es entonces cuando el resto de los proyectos salen adelante.

juanmagg

A.F.-¿En qué estado considera que se encuentra la Hermandad del Mayor Dolor?
J.M.G.– Obviamente creo que no estamos en el mejor momento de la Hermandad. Como he dicho antes, es una de las inquietudes que nos empujan a dar este paso. Tenemos la sensación de que está habiendo cierta apatía por parte de muchos hermanos a la hora de vivir la Hermandad. A éstos hay que motivarlos, comprometerlos, animarlos a que asistan más allá del Viernes de Dolores y el Jueves Santo, aunque últimamente también se ven cada vez más hermanos viendo procesionar la cofradía desde fuera, sin participar de la estación de penitencia. Cuidar estos aspectos está dentro de nuestro proyecto no sólo mediante el llamamiento a los hermanos, sino a través de la organización de los actos desde la madurez y la experiencia.

A.F.- En el seno de la corporación existen apellidos históricos, ¿de dónde le viene su vinculación con la misma?
J.M.G.- Como se puede ver tanto en la carta de presentación que le llegará a los hermanos junto con la convocatoria del cabildo extraordinario de elecciones como en la web que hemos creado para presentar la candidatura, tengo la fortuna y el orgullo de ser fruto de dos familias ya pertenecientes a la Hermandad desde antes de que empezase la relación. Un buen amigo me dijo en tono de broma, cuando le comuniqué la decisión de presentarme: <<Hombre, es que tú eres 8 apellidos del Dolor>>.

Lucas Álvarez
Lucas Álvarez

A.F.- En los últimos años, el proyecto más importante de la hermandad ha sido el de la restauración del patrimonio (recordamos restauración imágenes del misterio, techo de palio y manto) ¿Qué es lo que falta por hacer?
J.M.G.-La Hermandad es muy rica en patrimonio. Cuenta con importantes enseres ya sea de orfebrería, de talla o bordados. La gran mayoría de estos enseres fueron creados expresamente para nuestra Hermandad a lo largo de la amplia historia que arrastra esta corporación, con lo cual hay que añadirles el adjetivo de antiguos. No voy a decir que esto sea un inconveniente; un inconveniente sería el no tenerlo, pero sin duda el camino de cualquier junta de gobierno queda marcado desde el principio. Un proyecto importante que no podemos obviar, es el actual paso de misterio, que está cargado de historia y simbolismo.

A.F.-Cuando uno se sienta a plantear un proyecto de tal envergadura, pensará que con él tienen que ir un grupo afín a sus ideas. Háblenos de su equipo.
J.M.G.- Tengo la suerte de contar con un equipo que combina la experiencia con la juventud y que además tienen en común un compromiso con la Hermandad innegable. Durante la junta de gobierno que presidió Francisco Rivelott por ejemplo, la Hermandad restauró el techo de palio, la saya isabelina, que fue el primer trabajo de Jesús Rosado para nuestra ciudad, la Imagen del Señor, la imagen de Pilatos y la del Sayón. Hay que reconocerle a aquella que junta, que nunca presumiera de lo conseguido, ya que se trataba de logro de la Hermandad. José Antonio Navarro fue el primer responsable de la juventud de la Hermandad además de tener amplios conocimientos de liturgia y Luis Morión ha sido consejero en varios Consejos de HH y CC. La capacidad de trabajo y la ilusión de los más jóvenes nadie puede ponerla en cuestión, porque es intrínseca a la condición de ser joven, y las condiciones que reúnen tanto Jerónimo Mateos, de sobra comprobadas estos años atrás como Mª del Carmen González, también por vinculación familiar, hacen que presentemos un equipo de total garantía para el funcionamiento en el día a día de la hermandad.

Lucas Álvarez
Lucas Álvarez

A.F.- En su opinión, ¿qué le falta y qué le sobra al Mayor Dolor como cofradía en la calle?
J.M.G.- Empezaré con lo que le sobra, y me temo que voy a contestar con el corazón: le sobra sabor añejo, clasicismo, señorío e ingredientes para hacerla más exquisita todavía… espero no molestar, pero es lo que siento; es el Dolor. Sin embargo en lo que le falta, soy consciente de que hay puntos que creo que son sensiblemente mejorables, no voy a negar que el cortejo de misterio requiere una representación más nutrida y en general más ordenada. Esto sólo se consigue de una forma: trabajando. Es uno de los grandes retos que nos marcamos.

A.F.-¿Es el Mayor Dolor una corporación de centro de las que se encuentran estancadas? ¿Hay crecimiento en la nómina de hermanos?
J.MG.-Parece que desde fuera se percibe así. Sin embargo, los hermanos acuden en gran número a los dos actos más señalados de nuestro calendario: La función principal de instituto y la salida procesional el Jueves Santo. Esta hermandad está en la media de las Hermandades de la ciudad en cuanto a cortejo, de acuerdo con el recuento (desde mi punto de vista muy fiable) que Daniel Carretero hace cada año. Creo que el número total de hermanos que hacen la estación de penitencia es interesante, pero con posibilidades reales de ampliación.

En cuanto a la nómina, nos es grato comprobar que cada año se impone la medalla a nuevos hermanos; no obstante, está en nuestro proyecto trabajar en un grupo joven al que procurarle formación, que puedan asistir a las catequesis y posteriormente puedan recibir el sacramento de la comunión en nuestra parroquia junto a sus titulares.

Lucas Álvarez
Lucas Álvarez

A.F.-Para llegar aún mas a los hermanos, habéis abierto una página web: www.somosdeldolor.es Que nosotros recordemos, es una iniciativa pionera en Jerez -aparte de la lanzada por la candidatura de Dionisio Díaz a la Unión de Hermández- ¿Está dando buenos resultados?
J.M.G.-No sé si hemos sido pioneros en esto. Si es así, pues no sé si valdrá como anécdota. Sí. Está dando buenos resultados combinado con las redes sociales, ya que se trataba de poder dar a conocer a los hermanos y a todo el que le interesase los aspectos más importantes de una candidatura más allá de los nombres, aunque también esto es importante. Creo que nos está dando facilidades para que conozcan nuestro proyecto, nuestras inquietudes y nuestras ilusiones, además de cómo vemos y entendemos a nuestra Hermandad. No podemos olvidar que estamos en la era de las comunicaciones y somos partidarios de aprovechar todas las herramientas que están en nuestras manos. Desde aquí quiero aprovechar para decir que nuestro proyecto está ahí, en la web, y no en rumores, comentarios o habladurías.

A.F.-En cuanto a estética en la calle, ¿que cambios habrá en la cofradía de cara a años venideros?
J.M.G.-Hay una cuestión que no corresponde a la estética sino al fin de toda hermandad, y que no es otra que hacer protestación pública de Fe. Como he comentado anteriormente, el cortejo de misterio es algo muy importante en lo que nos tenemos que concentrar y esforzar. Ampliar el número de hermanos que hacen estación de penitencia es un objetivo y a la vez, supondrá un cambio estético en la cofradía.

Lucas Álvarez
Lucas Álvarez

A.F.-¿Qué te gustaría decirles a los hermanos del Mayor Dolor?
J.M.G.-Pues me gustaría decirles que como en toda convocatoria de elecciones de cualquier organización, la amplia participación es sinónimo de miembros con inquietudes y en nuestro caso de Hermandad viva y activa. Además, que este equipo es consciente del gran trabajo que tenemos por delante pero que la ilusión para afrontarlo no es en absoluto menor, y que si recibimos el apoyo del cabildo de hermanos, trabajaremos por engrandecer la devoción a Cristo y la Santísima Virgen a través de las benditas imágenes del Ecce-Homo y de Ntra. Sra. del Mayor Dolor.

Quisiera terminar con una frase de mi cosecha, que creo que muestra nuestra visión de pertenencia a una hermandad:

“La Hermandad no nos pertenece; pertenecemos nosotros a ella para vivir y proclamar nuestra Fe, y es vehículo para transmitirla a las generaciones venideras”

A.F.-Gracias por tu atención.
J.M.G.-A ustedes por esta oportunidad.

Comments

comments