Alejandro Fernández Álvarez.- Del Evangelio de Mateo: ” En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.”

La Navidad es una fecha muy propicia en la que a todos nos aflora el solidario que llevamos dentro. Campañas de recogida de alimentos, sorteos y cenas benéficas…somos los mas solidarios del planeta. Lo mejor de todo esto es que, incluso los que no entienden el verdadero sentido de esta celebración cristiana y religiosa -por mucho que algunos quieran enmascararla de otra forma- son los primeros en ponerse las caretas de la falsedad y el engaño.

Tanto que son capaces de acusar a una congregación que nació para ayudar a los pobres, de repartir de manera indebida alimentos a todos aquellos necesitados que diariamente solicitan ayuda a estas trabajadoras incansables de los pobres. En mi modesto entender, es intolerable que se tache a este colectivo de abrir las puertas cuando las puertas siempre han estado abiertas. ¿Hace falta un control para con los pobres? ¿Es una obligación hacerse la fotografía de rigor? ¿Tenemos que pregonar a los cuatro vientos lo que hacemos? ¿Lo que ayudamos? ¡No señores! ¡No!

Por la humildad de nuestras acciones, se reconocerán los actos que verdaderamente están hechos con el corazón. Las Hermanas de la Cruz, es una congregación con historia y solera creada por Santa Ángela allá por el año 1876. Creo que a las “Manos de Dios” -que son las que actúan verdaderamente- no hay que decirles como tienen que realizar las cosas ni acusarlas de nada, sino tomarlas como ejemplo.

Porque ellas, no entienden ni de azules ni de rojos, ni de retratos ni noticias, ni de política ni de bandos…

Ellas solo entienden de ayuda.

 

Comments

comments