dc

Alejandro Fernández/Ildefonso Roldán.-La espera se hace eterna.

El leve dulzor que nos dejó la Hermandad de Bondad y Misericordia en nuestras mejillas, continúa hoy acercándonos al Domingo de Ramos. La espera de las esperas hace que paladeemos aún mas lo que pronto será un sueño. El brillo y fulgor de ocho corporaciones que pisan fuertemente en sus barrios, se hace patente en lo que podemos descubrir como parte de la evolución cofradiera de nuestra ciudad. Es por ello que hoy por Picadueñas están felices porque cuando lleguen a la Merced serán hermandad. En el Chicle y Puertas del Sur brotarán ríos de Salud que sacien la Sed de una zona que se cofradieriza año a año. En los alrededores de la ciudad, se esperan con impaciencia las que serán señas de indentidad que entregan y cautivan en sus barrios. De pasión se revisten las calles que ya sueñan con la madurez de la Carrera Oficial para salvar la mortaja que calle a calle se hace patente ante nuestros titulares.

Jornada de vísperas, fin de cuaresma que dará paso a la semana mayor, pero en lo cofrade se convierte en una tarde grandiosa con hasta siete hermandades, con la que hoy será sumada a la nomina con un total de 44.

Y es que hoy la ya hermandad de Mision además de verla salir en su barrio y su llegada a San Mateo llega a el culmen en la Basílica de Nuestra Excelsa patrona donde el Delegado Diocesano los nombrará hermandad de penitencia, asi como su regreso a picadueñas que será glorioso

En lo que respecta a la cofradía de la Salvación además de en su barrio y su llegada a la Iglesia de la Victoria disponen de un momento novedoso en el transitar por calle Oliva y Chancilleria.

Lo mismo le ocurre la hermandad de la Salud de San Rafael que en su barrio se palpa el fervor a ese dulce nazareno pero este año recorrerá unas calles que posiblemente solo las transite en esta ocasión, por lo que no debemos perdernos el transitar que va desde Higueras hasta San francisco donde este año realizan su estación penitencial.

El señor de la Sed es imponente en cualquier punto de su recorrido y una vez más además la salida y la recogida son momentos de relevancia pero llega a su culmen en el barrio de San Miguel.

Quien se dirija a Guadalcacín, es una delicia ver la cofradía de la Entrega en cualquier punto y como comprobar que la hermandad se ha enraizado en su barrio.

A la hermandad de Pasión, le ocurre lo mismo que a las demás, que son de barrio por lo que hay que verla en su zona, pero destaca en su itinerario, la llegada a la Plazuela, calle Sol y Angustias así como la calle Arcos.

Para cerrar esta espectacular jornada podemos disfrutar de la Mortaja desde su salida a su entrada, pero sobre todo el regreso de la corporación desde San Dionisio a su templo es realmente sublime.

 

 

Comments

comments