Adrián Zurera de la Peña.- Tras no reunir el quorum necesario para formar una Junta de Gobierno en la Hermandad de la Candelaria en las elecciones para elegir al Hermano Mayor, queda convocada otra para el mes de octubre. El próximo turno es para la Hermandad de la calle Porvera, La Soledad, la cual pide la participación en las urnas a sus hermanos el día 21 de este mes. Seguida de la joven Hermandad de la Sed, situada en la zona de Puerta del Sur, la cual requiere de sus hermanos para elegir a su Hermano Mayor bien pasado el mes de septiembre.
El Hermano Mayor en consenso de su Junta de Gobierno son los artífices de la proliferación de la Cofradía, la cual necesita incondicionalmente el apoyo unánime de los miembros de ella, donde estos hermanos a la cabeza deben dirigir y gestionar con la mayor ilusión, fe y conveniencia posible, ya que se debe mantener ese rigor por la que cada cofradía es reconocida. No solo esto es lo que caracteriza a un Hermano Mayor o a una Junta de Gobierno, lo primordial es el buen hacer y esas ganas de poder ver lucir como nunca a sus titulares en compañía de esas miradas infantiles y ancianas que rezan a los titulares de cada Hermandad.
Sé de muchos cofrades y pertenecientes a varias hermandades, los cuales por su desconocimiento, rechazan esa oportunidad de poder elegir y votar a su Hermano Mayor -el responsable de sacar el máximo esplendor de la cofradía a la que pertenecen-. Es tan simple y a la vez tan importante el hecho de votar que pocos saben valorarlo. Por desgracia, muchos que votan a un Hermano Mayor lo hacen por motivos ajenos, los cuales ningunos son por conocer los propósitos que baraja la futura Junta para su cofradía. Estoy seguro que una gran masa de los votantes no conoce el proyecto que estos manejan y es de notable importancia su conocimiento, debido a la continuidad de la realización de los planes de la Junta pasada.
En las hermandades no existen oposiciones como en la política (y quien piense así se equivoca). En las cofradías todos los hermanos reman a la misma dirección, siendo quien sea el Hermano Mayor y los componen de la Junta de Gobierno, porque lo de verdadera importancia es el caminar en conjunto de la Hermandad, manteniendo la esencia de esta y el verdadero espíritu de Hermandad y no un simple cargo.
Pero… ¿para qué sorprenderme?, si las cofradías es a pequeña escala el reflejo de la sociedad…

Comments

comments