El 22 de febrero de 1939, Miércoles de Ceniza, daría comienzo el primer quinario en honor del Santísimo Cristo de la Lanzada y María Santísima de Gracia y Esperanza predicado por el Rvdo. P. Fray Luis Fernández Cala O. Carm. prior del convento de Jerez. Cultos organizados por la comunidad de padres Carmelitas y la real hermandad de caballeros del Carmen que se desarrollarían hasta el 26 del mismo mes con misa por la mañana, a la que asistió el Obispo de Cutak (Indostan), su Excelencia Mons. Florencio Sanz y Esparta. Culminarían por la tarde con ceremonia de besapies al Señor. En estos solemnes cultos se entonaron por primera vez las coplas dedicadas a la milagrosa imagen del Cristo de la Lanzada con letra del Rvdo. P. Fray Hilarión Sánchez Carracedo y música del genial violinista D. José Martínez Carmen.

Ángel Hortas Rodríguez-Pascual, organista titular de la Santa Iglesia Catedral y profesor del conservatorio profesional de música Joaquín Villatoro de nuestra ciudad las define y comenta de la siguiente manera:

Al hablar de las coplas de José Martínez Carmén estamos hablando de todo un modelo en el género.

Sigue el tradicional esquema de un estribillo de corte popular alternado con unas coplas de solista. El citado estribillo tiene varias virtudes:

1. Es muy fácil de cantar y memorizar por el pueblo, lo cual facilita y anima la participación de los hermanos de la Hermandad así como de los fieles asistentes a las funciones en general.

2. La letra del mismo es el lema representativo de la Hermandad y que da lugar al imponente azulejo situado en la fachada de la Iglesia.

3. Dentro de su carácter popular no cae en la vulgaridad. Más bien al contrario, se muestra como obra musical de categoría.

Las coplas de solista rebosan de lirismo, calidad y belleza. Las tres presentes están introducidas por un solo de violín, con acompañamiento de órgano, como no podía ser menos, siendo su autor un reconocido y reputado violinista, por aquellos entonces, violín concertino de la extinta Orquesta Sinfónica Jerezana.

Son tres coplas bien distintas entre ellas. La primera, de gran dramatismo, expresa el inmenso dolor por la Sagrada Lanzada que nuestro Salvador recibió en la Cruz y dónde nos redimió. Es de gran exigencia vocal.

La segunda consiste en un dúo de Tenor y Barítono, acompañados de violín y órgano, donde se ruega al Señor de la Lanzada, como Buen Pastor, que reconduzca a sus ovejas perdidas por “sendas de salud”.

Lucas Álvarez

La tercera está constituida por un trío formado por Tenor, Barítono y Bajo. Después de la bella y sugerente introducción del violín, el trío vocal tiene dos breves intervenciones “a capella” llenas de patetismo, donde se clama al “Cristo milagroso de la Santa Lanzada” para solicitar su atención. Aclamación que es apoyada por la bella intervención unisonal del coro, (hay que señalar que tradicionalmente el unísono de un coro representa la unidad de un pueblo en el mensaje que se transmite), donde se ruega de nuevo al Señor de la Lanzada que nos vea con mirada dulce ante nuestro sufrimiento por tan terribles tormentos sufridos por nuestra salvación y se le pide que sea nuestro consuelo y guía.

Estamos hablando en resumen de una obra de categoría, bien construida, con una melodía y armonía de interés e inspiración indudables.
Aplauso sincero merece la hermandad titular que durante años y años, desde su composición, siempre ha promovido y apoyado firmemente su interpretación en sus cultos.Sirva ello de buen ejemplo a otras corporaciones.

TEXTO DE LAS COPLAS DEL CRISTO.

“Estribillo” a Coro unisonal de fieles. Allegretto.- Coro. / Por tu Santa Lanzada Divino Redentor/ Déjame traspasada el alma de dolor/ Por tu Santa Lanzada Divino Redentor. / “Copla 1.a” A Solo de Tenor. Andante sostenuto.- Tenor./ Sobre la cumbre triste del Calvario doliente /El que es Omnipotente murió por nuestro amor/De martirios se viste su cuerpo ensangrentado / Y en la Cruz enclavado redime al Pecador./

“Copla 2.a”. a Dúo de Barítono y Bajo. Allegro moderato.- Andantino./Señor si así me amas con eternos amores / Rompan ya tus dolores mi dura ingratitud./ Tu que Pastor te llamas de la oveja perdida /encauza ya mi vida por sendas de salud.

“Copla 3.a”. A tres voces y Coro unisonal. Tenor. Barítono. Bajo.

Oh Cristo milagroso de la Santa Lanzada/Endulce tu mirada nuestro amargo sufrir. /Se el faro esplendoroso que alumbre mi agonía / Se pues consuelo y guía que yo encuentre al morir.

Como bien dice el señor Hortas, son cantadas por los hermanos en los cultos que la hermandad celebra, concretamente en el ejercicio de las Cinco Llagas que cada viernes se celebran, excepto Cuaresma, solo el estribillo y completas en la Función Principal de Instituto en el momento que los hermanos están renovando su juramento. Este año dicha Función tendrá lugar el próximo 19 de Marzo a las 12,30 horas, festividad de San José.

Comments

comments