Como bien sabemos, los jóvenes y no tan jóvenes de las Hermandades de nuestra ciudad, han vuelto de su andadura en Taizé –comunidad cristiana donde prima el rezo cantado en común- promovido para los jerezanos por la Unión de Hermandades de Jerez.
Días atrás, comentando el inicio de Taizé con un grupo de buenos amigos se puso sobre la mesa el cuestionamiento de esta actividad; los numerosos rezos y oraciones que allí se pronuncian y unas innumerables actividades allí realizadas en años anteriores. Entonces, fue cuando uno de ellos, atrevido, afirmó lo que muchos piensan sin conocer: “Taizé es una organización cerrada”.

IMG_7757
Volvemos a caer en el tópico de siempre, Jerez y su rechazo a lo nuevo, a lo diferente.
¿Por qué cuestionar, y aun peor, afirmar sobre lo que desconocemos? ¿Tenemos acaso miedo a probar sensaciones nuevas? Me temo que sí. Ya pasó en Jerez con los “ultras de la molía”, el encasillamiento y estancación de estilos musicales para acompañar un paso de misterio, donde se defiende a ultranza y se niega la inclusión de una nueva manera de llevar los pasos, el costal. He aquí, sin conocer esta forma de cargar y sin tener conocimientos médicos, donde se cuestiona la fiabilidad y una peor repartición de los kilos a la hora de cargar.
Siempre afirmamos en contra de una cosa la cual no conocemos y nos anclamos en lo conocido, sin apostar por las nuevas generaciones y lo que ello conlleva. Quién siga esta práctica, garantizo el hundimiento por su parte de la sociedad cofrade. Savia nueva y aire fresco para la situación actual, donde nuevas mentes, nuevas formas de ver una misma situación hacen responder y así tener un mayor conocimiento a la hora de afirmar sobre cualquier tema, porque para esto es necesario conocerlo de primerísima mano.

SALUD 01
En Jerez y el mundo cofrade son pocos los que apuestan por lo nuevo. Los que no, se aferran a tópicos y habladurías donde se dejan guiar por otras personas que creen conocer sobre el tema y resulta que están igual de anticuados o en el mismo desconocimiento que ellos.
Ahora bien, todos quieren que su cofradía la saque el capataz y la banda de moda, sin importar el capital que la susodicha banda pide en el contrato (moda que si es aceptada y seguida, con la única finalidad de alardear) y sin pararse a pensar en que ese capataz o banda no son del estilo que la hermandad tiene, sino que se debe conocer, opinar y pensar por sí mismo, intentando ser humilde y siempre desde el respeto, sin olvidar nuestras raíces, pero abriendo paso a las nuevas maneras de sentir la misma Pasión.
A pesar del tiempo, algunos, siguen pensando en pesetas…

Comments

comments