«La Defensión en su Colegio» por Fernando Barrera Romero

Querida Elena; querido colegio,

Llegó septiembre. Tiempo de nuevos proyectos, de ilusiones renovadas, de firmes propósitos. De esperanzas, al fin y al cabo.

El privilegio de haber nacido, o de vivir en esta bendita tierra, nos regala una preciosa metáfora de todo lo que “nace” en septiembre: la pisa de la uva. Con esta hermosa tradición, Jerez celebra el nacimiento del primer mosto, símbolo de todo un proceso lleno de esfuerzo y de trabajo.

Si ambos factores son la base sobre la que cada persona, cada organización afronta los retos de cada nuevo curso, las circunstancias que vivimos desde hace unos meses nos obligan a redoblar ese trabajo y ese esfuerzo en todos los ámbitos de nuestras relaciones interpersonales.

Fuimos muy conscientes de cómo a mitad de marzo, el confinamiento os obligó a adaptaros en tiempo record a una situación completamente nueva, con todo lo que eso conlleva. Hoy también tenemos muy presentes el cariño, el denuedo, los desvelos, las preocupaciones y las muchas horas de análisis y planificación que habéis dedicado para que la vuelta al colegio sea lo más segura posible.

No quiero dejar pasar la oportunidad de transmitirte, en las horas previas a la apertura de las puertas de una institución tan querida para nosotros, y en nombre de la corporación que me honro en presidir, nuestro aliento y nuestro apoyo más sincero. Queremos manifestaros a través de estas líneas que la Hermandad de la Defensión está con su colegio.

Mañana a las doce horas, rezaremos el Ángelus de forma corporativa – cada hermano desde donde le sea posible, domicilio o lugar de trabajo – poniendo en Manos de María Santísima de la O a toda la comunidad educativa de la Compañía de María y a todas las personas que la hacen posible: padres, alumnos, profesorado y equipo docente, equipo directivo, administración, personal de limpieza y mantenimiento, servicios auxiliares, etc.

Dios quiera que volvamos a vivir un mes de la Virgen con la hermosura y el carácter festivo que envuelven al colegio en torno a su fundadora y a Nuestra Amantísima Madre. Cuánto deseamos que a finales del próximo mes de mayo, los primeros rayos de sol de la mañana iluminen el rostro de María y Ella pueda escuchar de nuevo el tintineo de esos angelitos que la reciben en la calle “Compañía”.

Mientras mantenemos vivas e intactas esas ilusiones, y en el convencimiento de que Santa Juana de Lestonnac está velando por todos sus hijos, rogamos al Santísimo Cristo que sea vuestra Defensión en esta hora crucial. Y pedimos a su Madre, María Santísima de la O, que sea hoy, más que nunca, Esperanza de los niños.

Comments

comments

Dirección de El Pertiguero.net

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: