José Ángel Ferrer García.- Estamos ante la inminente llegada del Adviento, abre el nuevo año litúrgico y su término proviene del latín “adventus” que significa llegada. Es un tiempo de espera y preparatorio ante la llegada de Cristo.
Pero durante este tiempo y las fechas hacen que nos volvamos más solidarios que nunca, preparan más recogidas de alimentos que nunca los Bancos de Alimentos, recogidas de juguetes para los niños más desfavorecidos, pero parece que son fiebres o efectos secundarios del frio y del mes de diciembre.
En esta época es cuando más nos dan pena las personas que duermen en la calle, de nuestros hermanos que viven en el tercer mundo, de los refugiados intentando escapar con la mayor rapidez posible de la barbarie que sufren en su país, pero todo esto es provocado por el constante bombardeo de los medios de comunicación a través de informativos, anuncios mandando AYUDA a un cierto número, pero es que la realidad no está tan lejos como nosotros creemos.
Contad cuántos vecinos componen vuestra urbanización, bloque de pisos o simplemente vuestra calle, todos tienen casa, sea en propiedad o sea arrendada, pero ¿conocéis la realidad de cada casa? Quizá a una casa vaya el cartero más que a ninguna otra por la sencilla rezón de que lleva muy de vez en cuando algún certificado que le comunica que le cortarán la luz o en el peor de los casos una pareja de policías nacionales pidiéndole el desalojo de su hogar por no poder hacer cargo a la hipoteca o alquilar; quizá haya otra familia que no pueda darle de desayunar a sus hijos o simplemente no puedan vestirlos con ropa abrigada para que asistan al colegio con las mejores condiciones.
No hace falta tampoco fijarnos en nuestros vecinos, quizá tengamos un familiar que le está costando la vida llegar a fin de mes.
Pero en estas fechas siempre me hace recordar a dos grupos de personas muy vulnerables.
El primero, los más pequeños, es cierto que muchos de ellos este año tendrán unos regalos el día 6 de Enero, pero no será lo que han pedido porque a Melchor, Gaspar y Baltasar también les ha repercutido la crisis económica, pero es inevitable acordarme – por pertenecer a la Acción Cofrade Patricia Bazán Luna – de aquellos niños que en esas fechas se encontrarán en el Hospital recibiendo un tratamiento médico y no podrán disfrutar de la navidad como los otros niños
El segundo y no menos importante, de nuestros mayores, de aquellas personas que se tomarán las uvas SOLAS porque sus hijos viven fuera y son viudos/viudas, no hay mayor enfermedad que la soledad durante estas fechas. No está de más invitar a aquel vecino que está solo a sentarse a nuestra mesa en navidad o a tomar una copa de jerez con nosotros.
Es un tiempo de preparar -con pequeños actos- nuestro corazón ante la llegada de Jesús.
La caridad es una de las tres virtudes teologales que consiste en “Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a uno mismo” y es la mejor arma para combatir contra la envidia y la animadversión.

Comments

comments

Dirección de El Pertiguero.net

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: