dc

Carlos Gavira Medina.-Una vez ya conocidos los horarios itinerarios de la inminente y próxima Semana Santa, todos mentalmente nos hacemos nuestro recorrido, buscando rincones habituales en los que encontrar una estampa que años atrás nos dejó un buen recuerdo. Momentos que siempre se repiten y no por ello, pierden un ápice de especial.
Aún así, este que escribe, siempre intenta buscar lugares nuevos cada Semana de Pasión, pero por supuesto, respetando lo clásico. A riesgo de que esos momentos especiales, generalmente de escaso
pero selecto público se masifiquen y pierdan gran parte de su encanto, no me niego a compartirlo con los lectores de ElPertiguero.
Hay ciertas estampas que todo cofrade que se precie intenta no perderse, que casi forman parte del patrimonio de nuestra Semana Santa. Por todos sabido casos como, el Prendimiento en Rafael
Rivero, salida del Santo Crucifijo, Amargura en plaza de las Angustias o el Cristo en la Cruz Vieja, pero nuestra variedad cofrade es tan amplia, que toda hermandad tiene su espacio y un momento de disfrute.
No se pierdan la cofradía de las Angustias por calle Barja y Molineros,tras dejar atrás San Miguel
y la plaza León XIII y antes de llegar a la Capilla del Humilladero. Auténtico disfrute el discurrir de la cofradía.
¿Se imaginan a la Virgen de los Dolores subiendo por Barranco y plaza Belén al son de Amarguras con un escaso público y sabiendo comportarse y disfrutar del momento? Apúntenlo.
Y un caso curioso, el de la hermandad de la Defensión por Gaitán. Hace bien poco, nos veíamos las caras los mismos todos los años y cada vez más cofrades descubren ese momento. Una cofradía
bien plantada, la calle con el alumbrado apagado, corte clásico y elegante en el misterio, selecto repertorio y categoría en el palio.
Jerez, sus calles y sus cofradías. Disfrutar y descubrir.

Comments

comments