dc

Adrián Zurera de la Peña.- Iglesia, Hermandad, Agrupación Parroquial, Asociación de fieles, Asociación de devotos… ¿Existen otras instituciones dentro de nuestra Semana Mayor? Claro que sí -iluso el que así no piense-. En esta Semana Santa, y en todas las anteriores, he podido observar esas facciones uniformadas bajo un mismo grito de guerra plasmada en sus camisetas. En vez de llevar una estampa del señor en ella o el escudo de esa hermandad, llevan un logo o lema que les caracteriza. Sea cual sea la hermandad que vaya a ver, noto la presencia de estos “guerrilleros” con representantes debajo de los pasos y fuera, donde parecen seres omnipresentes con multitud de descendencias, las cuales siguen los pasos de un mismo maestro, lleno de pureza y sabiduría, siendo en esencia lo mismo que ellos. Personas.
Gracias al recuerdo de nuestro Pregonero de este año, rememoramos esa estampa antigua del nazareno aferrado a los varales de su paso de palio cuando intentaba colocar un plástico para salvaguardar el manto de su Virgen. Fue apodado el Batman de las Cofradías. Siguiendo la actualidad cinematográfica y con nuestro particular símil, en estos momentos, contamos con otro superhéroe, los Superman de la Semana Santa. Aquellos que con anterioridad cité. Esos con tirantas minúsculas, cañas hasta las rodillas y como no, otra en la mano cual espada, una cruzcampo bien fresquita. Estos “superhombres” se tapan los ojos cual hijo de Medusa, no vaya a petrificar nuestro desconocimiento sobre el mundo de la costalería.
Este mundo, se encuentra gastado y distorsionado. Debemos de mantener la humildad, el trabajo en equipo donde el corriente es igual que el ser zanco derecho o izquierdo. El que lleva cirio, es un nazareno, sí, un nazareno, de igual rango que aquel portador de una vara dorada o estandarte en una presidencia. Siendo este otra facción, pero uniformada con chaqueta negra, corbata y pañuelo a juego, con su cerviz bien alzada como su barbilla, sobrepasando su mirada por tus hombros.
Cansado me hallo de aquellas personas -pertenecientes a otro clan- sentadas al paso de la Cruz de Guía o los pasos con manos en bolsillos, comiendo pipas o de esos representantes que no representan. Al igual que de los responsables de la ya calificada ratonera, donde ni las hermandades pueden salir con facilidad ni el público asistente, aglutinándose en torno a ella con silbidos para poder seguir con su particular itinerario o llegar a su casa.
Aun así, sé que todos no son de la misma casta, muchos aman a la Virgen, al Señor y tienen valores cristianos.

Comments

comments