PRIMER VIERNES DE MARZO.

¿Podrá haber una fecha más significativa para un jerezano que ésta?

Mientras escribo estas líneas, se estará celebrando en el Santuario de San Lucas la Función Principal de Instituto de la Hermandad de las Tres Caidas de nuestra ciudad.

Siglos de historia que esconden los muros de esta casa de Dios, y como se decía en antaño, “niño calla, que las paredes escuchan” si cada una de todas las piedras que la componen hablarán siempre habría una oración para EL SEÑOR.

Decir EL SEÑOR en Sevilla, es imaginarse una Plaza de San Lorenzo llena de niños corriendo jugando a la pelota, con sus abuelas sentadas en los bancos de piedra mientras comentan el guiso y lo cara que está la vida pero mientras tanto en el interior de la Basílica se escuchan perdones y quereres mirando a aquellos ojos avellanados y misericordiosos portando una cruz a cuestas.

Pero EL SEÑOR de Jerez, es el que todas nuestras abuelas lo tienen en su cabecero de la cama.

Es ÉL, el que siempre tendrás una estampita en tu cartera o en el coche sin saber por qué

Es ÉL, el porqué llegaba tu madre con los pies negros y entre algún quejido mientras se los sanaba y decía en voz baja “lo hago por ti mi vida

Es ÉL, el que en una antigua época reinó en las habitaciones del Hospital y el Sanatorio con una estampita daba un señor mayor, después de llamar a la puerta y preguntar cómo se encontraba el paciencia – como si un médico fuese- se despedía con un “que haya mejoría” o “hasta mañana”.

Es ÉL, el que llenó Jerez cuando en el año jubilar fue a curar a los enfermeros desde las mismas entrañas del Hospital San Juan Grande.

Es ÉL, por el que van los alumnos de Calle Cabezas a besar tu talón ya sin policromía para dar los buenos días y la bienvenida a la Semana Santa.

Es ÉL, porque sin creer, CREEN.

Es ÉL, por el que muchas personas no pierden la ESPERANZA.

Sencillamente, y sin habernos dado cuenta, hemos pasado el Miércoles de Ceniza, hoy es el primer viernes del mes de marzo y hoy Jerez se rinde a los pies y a las manos de Nuestro Padre Jesús de la Salud en su tercera Caída un Jerez que ayer, hoy y siempre necesitará de ti SEÑOR.

Imagen: Archivo Hermandad de las Tres Caidas.

Comments

comments